IES BLAS CABRERA FELIPE

Departamento de tecnología. Bachillerato. Tecnologías de la información y la comunicación.

TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN Y LA COMUNICACIÓN

Las tecnologías de la información y de [a comunicación (TIC) hacen referencia, según la definición aparecida en documentos de la Unión Europea, a una gama amplia de servicios, aplicaciones y tecnologías, que utilizan diversos tipos de equipos y de programas informáticos y que a menudo se transmiten a través de redes de telecomunicaciones. Otra línea más detallada las define como esencialmente informáticas y dedicadas a la transformación, almacenamiento, gestión, protección, difusión y localización de datos, y su conversión en información hasta llegar a formar parte del conocimiento. Sin embargo, la situación actual de estas tecnologías las hace ir más allá de su componente técnico y aun informático hacia un ámbito social, llegando a la idea de generalizar el conocimiento, de acercar la información a la sociedad y que esta pueda participar incluso en su elaboración.

La revolución digital está representando un cambio radical en la forma de entender las relaciones sociales, ampliando el marco social y permitiendo acceder a informaciones, personas e ideas de la más variada índole. El manejo adecuado de estas técnicas digitales permitirá al alumnado adaptarse a estos cambios con mayor rapidez, provecho y solvencia.
De todos modos, el acceso a la información que se obtiene mediante las TIC nunca debe estar alejado de una reflexión critica sobre esta, cribando lo útil y veraz, y sabiendo diferenciar los datos de las interpretaciones u opiniones.

El uso provechoso de las TIC lleva a una adecuada preparación técnica que permita conocer la tecnología con la que se trabaja y actuar sobre los equipos y su software para adecuarlo a las necesidades. El manejo de programas específicos facilitará el trabajo del alumnado y la mejora de su preparación específica, permitiéndole elaborar contenidos de más calidad con menor esfuerzo.

Resulta obligado que todo acercamiento a las TIC se enfrente con la problemática abierta del uso responsable de sus ventajas. Se trata de reforzar la importancia del respeto al trabajo ajeno; por un lado, teniendo en cuenta las restricciones que el creador de un contenido o programa haya especificado, aunque sin olvidar el necesario fomento de esquemas abiertos de propiedad que faciliten el trabajo colaborativo y la extensión del conocimiento; por otro lado, respetando la integridad de los trabajos que otro haya realizado, sin que se aprovechen las facilidades que la tecnología ofrece para atacarlos de forma informática.

En esta línea, la materia Tecnologías de la Información y de la Comunicación persigue ampliar las perspectivas de formación del alumnado desarrollando el conocimiento de las alumnas para la incorporación a la vida adulta como la competencia comunicativa y la competencia cultural y artística, desarrolladas a través de la creación y maquetación de contenidos para su publicación en Internet, la competencia de autonomía e iniciativa personal, iniciando al alumnado en el uso de la teleformación como herramienta para la misma; la competencia social y ciudadana, permite llegar hasta el análisis de la información que la sociedad nos presenta al acceder al mundo de los contenidos digitales.

Es importante destacar el que a través de las propias TIC se puede obtener la información necesaria para avanzar en su uso y así evolucionar en quehaceres cada vez más complejos; además de fomentar la movilidad, ya que cada día posibilitan tener una mayor independencia de ubicación.

La materia de Tecnologías de la Información y de la Comunicación se encuentra dividida en cuatro bloques de contenidos claramente diferenciados. Se comienza con el bloque 1, Equipos informáticos, relacionado con el equipamiento informático, tanto a nivel de hardware, incluyendo la diferenciación entre diversas arquitecturas y el estudio del equipamiento de redes, como de software básico, revisando y comparando entornos gráficos definidos en diferentes sistemas operativos, su configuración y la definición de entornos de red, repasando específicamente su utilidad para Canarias. Finaliza el bloque con una revisión de las técnicas de seguridad ante intromisiones o ataques informáticos.

El segundo bloque, Aplicaciones informáticas de uso avanzado, se aleja de la ofimática, presente en el currículo de la ESO, avanzando hacia el trabajo con las bases de datos y los entornos de teleformación, y permitiendo al profesorado, teniendo en cuenta criterios de actualidad, utilidad y disponibilidad, la elección de programas aplicables a diversas materias del Bachillerato.

El bloque III, Diseño de información y su publicación en la web, se dedica a la publicación de documentación en la web, partiendo de lo más sencillo, usando asistentes, pasando por la realización de páginas con programas especializados, y llegando a configurar portales.

Termina la materia con el bloque IV, «Lenguaje de programación de propósito general», dedicado al aprendizaje de un lenguaje de programación. No se destaca ninguno en particular, dejándolo a la elección del profesorado, que debe tener en cuenta criterios de actualidad, facilidad de aprendizaje y posibilidad de presentar resultados atractivos. Hay que observar que no se pretende profundizar en la elaboración de programas, sino en capacitar al alumnado para resolver problemas sencillos.  Conviene recordar, pese al alto nivel de los contenidos definidos, que la materia no está dirigida a formar alumnas y alumnos como técnicos informáticos, aunque sí se exigirá que sus destrezas vayan más allá de las de un simple usuario.  Se sugiere que la metodología aplicada parta de un eje eminentemente procedimental. Los contenidos conceptuales se establecerían como complemento a los prácticos, que serian los esenciales, con clases prácticas, usando, en la medida de lo posible, los medios que nos aportan las propias TIC en su desarrollo, con presentaciones, páginas web con apuntes, búsqueda de información en Internet, entrega de trabajos por correo electrónico, realización de actividades en plataformas de teleformación, uso de foros, etc. Es necesario el manejo instrumental de las herramientas informáticas de uso generalizado en cada momento, pero resulta imprescindible ahondar en los procesos inherentes y comunes a estas, habida cuenta de la rapidez con que se produce su mejora y renovación. Por ello, debe establecerse una triple orientación que permita, por un lado, aprender los conceptos subyacentes y las metodologías asociadas; por otro, adquirir los procedimientos instrumentales específicos de cada herramienta informática; y, finalmente, aplicarlos al ámbito concreto de la modalidad de Bachillerato.

Si bien el trabajo individual ante el ordenador, organizado y planificado previamente, debería ser el procedimiento básico, no se debería olvidar la gran importancia del paso al trabajo en grupo, que podrá multiplicar la producción del conocimiento y facilitar la creación de proyectos de interés general.

Si bien el trabajo individual ante el ordenador, organizado y planificado previamente, debería ser el procedimiento básico, no se debería olvidar la gran importancia del paso al trabajo en grupo, que podrá multiplicar la producción del conocimiento y facilitar la creación de proyectos de interés general.

Dada la rapidísima evolución de las herramientas informáticas de cualquier tipo, se considera imprescindible fomentar el autoaprendizaje del alumnado, por lo que, en ocasiones, convendría aplicar una metodología basada en la obtención de la información necesaria para estudiar el funcionamiento de una aplicación de manera autónoma. Para el estudio de nuevas herramientas resulta necesaria la consulta de múltiples informaciones de manera crítica y comprensiva, incluso en otros idiomas El alumnado debe comprender, por otro lado, que estar preparado en el manejo de las TIC obliga a mantener un aprendizaje continuado a lo largo de la vida.
Es importante señalar que esta materia supone un contenido transversal para las demás, no debiendo olvidarse, consiguientemente, que las actividades presentadas habrían de guardar relación con las de otras materias.

En cuanto a los criterios de evaluación, se muestra un desarrollo que llevará a constatar que el alumnado será capaz de partir de la identificación de los componentes del ordenador, manejar diversos sistemas operativos, convirtiéndolos en entornos seguros y configurando las comunicaciones, para, luego usar aplicaciones específicas y de gestión de bases de datos y elaborar información para Internet, hasta llegar a producir aplicaciones propias sencillas. Todo ello teniendo en cuenta los entornos de autoformación que la tecnología permite.

Las características de esta materia hacen que las herramientas para la evaluación estén basadas en la observación sistemática de las actividades diarias. Se sugieren a continuación algunos instrumentos que permiten la recogida de información y favorecen del proceso de evaluación.

· Planillas de seguimiento.

· Pruebas de control individuales, con el ordenador y demás dispositivos.

· Pruebas de control escritas para la comprobación de determinados contenidos conceptuales, o para la realización de actividades en las que se pueda prescindir del ordenador.

· Entrega, publicación o envío de trabajos.

· Prueba de programas.

· Memoria detallada de la realización de una actividad.

· Exposiciones orales apoyadas en el uso de las propias TIC.

OBJETIVOS.-
La enseñanza de la Tecnologías de la lnformación y de la Comunicación en el Bachillerato tendrá como finalidad el desarrollo de las siguientes capacidades.

1. Familiarizarse con los elementos del hardware de los ordenadores, con los diversos diseños y estructuras operacionales que definen su arquitectura, así como con los equipamientos básicos de red.

2. Manejar los entornos gráficos de diferentes sistemas operativos, realizando desde el escritorio operaciones de gestión de archivos y de configuración básica.

3. Configurar entornos de red que permitan la interconexión entre ordenadores y de estos con Internet.

4. Valorar la importancia para Canarias del uso de las tecnologías de la comunicación informática como elemento de acercamiento interinsular y con el resto del mundo.

5. Valorar la importancia de mantener un entorno informático seguro, mediante actitudes de protección adecuadas y configurando las herramientas de seguridad pertinentes.

6. Utilizar aplicaciones informáticas específicas de las materias cursadas en el Bachillerato como mejora de la productividad.

7. Utilizar las bases de datos para gestionar, clasificar, extraer, transformar y presentar información.

8. Fomentar el autoaprendizaje como elemento fundamental para seguir la evolución informática, mediante la búsqueda de información y el uso de plataformas de teleformación.

9. Elaborar documentación con medios informáticos para su publicación en Internet con la calidad requerida y aplicando criterios de veracidad científica.

10. Emplear lenguajes de programación de propósito general para resolver problemas sencillos.

11. Fomentar el trabajo colaborativo mediante las tecnologías informáticas.

CONTENIDOS.-

a. Equipos informáticos.  Principales componentes físicos del ordenador y sus periféricos.

b. Arquitecturas y sistemas operativos.

i. Estudio comparativo.

ii. Características.

iii. Entornos gráficos.

iv. Configuración, tareas básicas y organización de la información.

c. Redes LAN y WAN.

i. Importancia para Canarias de la tecnología de la informática distribuida como realidad insular y ultraperiférica.

ii. Características y componentes básicos.

iii. Configuración de un entorno en red y con acceso a Internet.

iv. Estrategias de colaboración en la red y su uso para el trabajo en grupos.

d. Seguridad.

i. Amenazas a la seguridad informática.

ii. Medidas de autoprotección.

iii. Herramientas de seguridad.

e. Aplicaciones informáticas de uso avanzado.

i. Software libre.

ii. Bases de datos.

iii. Aplicaciones informáticas especificas de las materias cursadas en el Bachillerato.

iv. Entornos de tele formación.

f. Diseño de información y su publicación en la web.

i. Diseño y publicación en la web mediante asistentes.

ii. Aplicaciones de diseño de páginas web.

iii. Configuración de gestores de contenidos web.

iv. Elaboración de contenidos relacionados con Canarias para su publicación en Internet.

g. Lenguaje de programación de propósito general.

i. Características.

ii. Diseño de algoritmos.

iii. Entorno de desarrollo.

iv. Elementos básicos del lenguaje.

v. Creación de programas sencillos.

CRITERIOS DE EVALUACIÓN.-

1. Identificar los distintos elementos físicos que componen el ordenador y diferenciar sus funciones.

Con este criterio se pretende comprobar si las alumnas y alumnos son capaces de identificar los componentes básicos del hardware que compone un ordenador y sus periféricos, describiendo su uso con la profundidad y el lenguaje técnico adecuados.

2. Comparar diferentes sistemas operativos, manejando sus entornos gráficos y aplicando configuraciones básicas.

Este criterio se propone verificar la capacidad del alumnado para diferenciar las características de manejo de varios sistemas operativos mediante el empleo de sus entornos de escritorio en operaciones de manejo de archivos y de configuración básica.

3. Definir entornos informáticos seguros, valorando su necesidad.

Se quiere averiguar con este criterio si el alumnado es capaz de aplicar medidas de autoprotección que salvaguarden la integridad de su entorno informático e instalar y configurar los programas de seguridad activa necesarios.

4. Valorar la importancia de la informática distribuida en el ámbito de Canarias como comunidad insular y ultraperiférica e identificar y configurar los elementos básicos de una instalación de comunicaciones informáticas.

Se pretende averiguar, mediante este criterio, si el alumnado ha tomado conciencia de la importancia de las comunicaciones informáticas para Canarias, y si identifica situaciones concretas relevantes para su desarrollo, Además, deberá, en una instalación básica, indicar los elementos de hardware específicos de las comunicaciones, y verificar los protocolos instalados y la configuración de los equipos, corrigiéndola en caso de disfunción.

5. Utilizar aplicaciones específicas de las materias cursadas en el Bachillerato para resolver supuestos prácticos.

Este criterio determinará si el alumnado sabe usar las funcionalidades más importantes de las herramientas elegidas por el profesorado en relación con las materias cursadas en el Bachillerato, sabiendo aplicarlas a ejemplos concretos.

6. Utilizar gestores de bases de datos como herramientas para facilitar el manejo de información.
Con este criterio se constatará si el alumnado sabe crear tablas, introducir, modificar, borrar, consultar y filtrar información en ellas, llegando a la presentación de datos extraídos en informes funcionales.

7. Valorar la importancia de la autoformación y usar las herramientas de teleformación para buscar información especializada.

Se desea confirmar con este criterio si el alumnado valora que en la informática es imprescindible aprender por uno mismo, siendo capaz de enfrentarse autónomamente al trabajo con una nueva aplicación informática o al perfeccionamiento del uso de una ya conocida. Para ello deberá buscar información pertinente y correcta que le permita conseguir el objetivo. Además, se deberá constatar si conoce el manejo como usuario de entornes de teleformación que le habiliten el acceso a cursos desarrollados en esas plataformas.

8. Elaborar y publicar información en Internet con la calidad requerida.

Este criterio pretende determinar la capacidad de los alumnos y alumnas para crear páginas web tanto en entornos a base de asistentes, configurando gestores de contenidos, o mediante aplicaciones específicas para su diseño, y publicarlas en un alojamiento web. Todo ello con el nivel de calidad de diseño y contenido que se especifique.

9. Crear aplicaciones informáticas sencillas.

Con este criterio se pretende comprobar si el alumnado es capaz de diseñar un modelo algorítmico que resuelva problemas, con la adecuada elección de las estructuras de datos necesarias, codificándolo sin errores mediante el lenguaje de programación de propósito general elegido y probándolo de manera que permita verificar su funcionalidad, efectuando las modificaciones necesarias hasta su correcta operatividad.

ASPECTOS METODOLÓGICOS.-

La metodología educativa en bachillerato ha de facilitar el trabajo autónomo del alumnado y, al mismo tiempo, estimular sus capacidades para el trabajo en equipo, potenciar las técnicas de indagación e investigación, y las aplicaciones y transferencias de lo aprendido a la vida real. Es necesario encontrar estrategias que permitan la progresiva autonomía del alumnado en la construcción de sus aprendizajes, la asunción de responsabilidades adecuadas a su nivel de desarrollo, la preocupación por su entorno como ser humano, su capacidad para extraer y organizar informaciones a partir de lo que ocurre a su alrededor.  Pero también es conveniente que se establezcan vías, cuantas más mejor, para que puedan estructurar y expresar sus opiniones.

Por todo ello, la metodología del área debe ser eminentemente activa, práctica y participativa, en la que el colectivo de alumnos y alumnas constituyan un equipo de trabajo con el profesor, con metas comunes y responsabilidades individuales asumidas por todos.  Se utilizará el trabajo individual frente al ordenador, en equipo con un adecuado reparto de tareas sin perder la globalidad del aprendizaje, el debate como forma de sintetizar y exponer conclusiones y la elaboración de actividades y proyectos con objetivos predefinidos por el profesor.

Como forma de organizar clase, y ante la realidad de disponer de trece ordenadores en el aula, si el número de alumnos sobrepasa el de ordenadores se propone el agrupamiento de dos alumnos por ordenador para los trabajos individuales.   En cuanto a los recursos, es necesario disponer de un aula con capacidad para que cada alumno disponga de un equipo informático completo, con dispositivos multimedia y acceso a Internet por ADSL.  Importante también disponer de variedad de periféricos: cámaras digitales, escáner, tablet, etc.

CRITERIOS DE CALIFICACIÓN Y DE RECUPERACIÓN.-

Los instrumentos de calificación serán los siguientes:

Se realizarán pruebas individuales teóricas, prácticas o teórico-prácticas, basadas en ejercicios y cuestionarios propuestos por el profesor, de acuerdo con lo expresado anteriormente.  Estas pruebas podrán realizarse en una o varias sesiones de clases.  Su calificación se realizará de acuerdo con unos criterios numéricos previamente conocidos por el alumnado, normalmente sobre una escala de 1 a 10.  En el caso de que no se expliciten estos criterios, todas las cuestiones tendrán el mismo valor.  Medirán el grado de adquisición de los aprendizajes descritos en los criterios de evaluación que deba haber desarrollado el alumnado en un periodo determinado.  Las pruebas informarán detalladamente de los criterios que midan.

Se realizarán trabajos o tareas en clase de carácter individual y/o colaborativo.  Igualmente medirán el grado de adquisición de los aprendizajes descritos en los criterios de evaluación que deba haber desarrollado el alumnado en un periodo determinado.  Si el trabajo se realiza en equipo, salvo indicación expresa en sentido contrario, la calificación del ejercicio es la misma para todos los miembros del equipo de trabajo.

Por observación directa del proceso de enseñanza-aprendizaje en el marco de los mencionados criterios de evaluación el profesor podrá reconocer aspectos como el esfuerzo, la iniciativa, la autonomía, la participación, el interés, la tolerancia y otros aspectos de actitud que solo es posible observar in situ.

El alumnado que tenga problemas para alcanzar los objetivos previstos recibirá apoyo especial por parte del profesor. Listas de tareas, orientaciones para la mejora de su rendimiento, entrevistas personales para la identificación de la situación problemática, entre otras, son las acciones previstas para la recuperación.  Dicha recuperación deberá demostrarse, como corresponde a un sistema de evaluación continua, durante la labor cotidiana y en las pruebas que, con carácter general o especialmente diseñadas para los mencionados alumnos o alumnas, proceda realizar.

El grado de consecución de los criterios de evaluación, medidos a través de las correspondientes herramientas e instrumentos de calificación, se valorará de forma individual en cada criterio de evaluación, mediante una escala de valoración de números enteros entre 1 y 10, ambos incluidos, cuyo significado es el siguiente:

1.            El alumno no ha iniciado el proceso de aprendizaje.

2-4.         El alumno lo ha iniciado pero no ha alcanzado en el momento actual, los aprendizajes mínimos.

5-6.         El alumno ha adquirido los aprendizajes mínimos.

7-8  El alumno ha adquirido de forma destacada los aprendizajes propuestos.

9-10               El alumno demuestra unos conocimientos que sobresalen claramente sobre los aprendizajes propuestos.

El alumno habrá alcanzado la calificación de SUFICIENTE si ha obtenido al menos la valoración media de 5 considerando todos criterios de evaluación desarrollados en el periodo considerado (trimestral, anual, etc.).  Para realizar la media citada, el alumno debe haber alcanzado en el 80% de los criterios de evaluación desarrollados en el periodo considerado al menos la calificación de 5.

SISTEMA EXTRAORDINARIO DE EVALUACIÓN.-

De acuerdo con lo previsto en el artículo 2.3 de la orden de 14 de noviembre de 2008 sobre la evaluación en bachillerato, en el caso de que un alumno no pueda, por causas debidamente justificadas, asistir regularmente a clase y se haga imposible la aplicación de los criterios de evaluación de forma continuada, se aplicará el siguiente sistema de evaluación extraordinario:  se dividirá la materia en tres partes aproximadamente iguales y se elaborarán por parte del Departamento de Tecnología tres pruebas objetivas que tendrán como referente los criterios de evaluación de la materia.  Las tres pruebas, cuyas fechas se comunicarán al alumnado en cuestión con al menos una semana de antelación y que deberán estar separadas entre sí por al menos siete días, deberán ser superadas al menos con una calificación de 5 puntos sobre 10.

De acuerdo con lo previsto en el punto 2.4 de la mencionada Orden de evaluación, el alumnado que no asista a clase por causas no justificadas podrá ser convocado a una única prueba final objetiva de toda la materia, que también tendrá como referente los criterios de evaluación de la materia.

Con objeto de disponer de tiempo para la planificación de las mencionadas pruebas con el alumnado afectado, los tutores deberán hacer llegar a los Departamentos didácticos la información pertinente sobre el alumnado en esta situación antes del 15 de mayo.

SECUENCIACIÓN TEMPORAL DE CONTENIDOS POR TRIMESTRE.-

Primer trimestre (14 semanas, 54 sesiones, excluyendo dos días festivos).-

Hardware.- 12 sesiones.

Sistemas operativos.-  10 sesiones.

Redes.- 6 sesiones

Hoja de cálculo: conceptos generales. 14 sesiones.

Bases de datos: 8 sesiones.

Las restantes 4 sesiones se destinarán a pruebas, imprevistos, compensación de retrasos, etc.

Segundo trimestre.- (10 semanas, 40 sesiones.)

Bases de datos: continuación. 4 sesiones.

Programación. 18 sesiones.

Aplicaciones específicas de bachillerato. 14 sesiones.

Las restantes 4 sesiones se destinarán a pruebas y sus correspondientes correcciones en clase.

Tercer trimestre.- (8 semanas, 31 sesiones, se excluye un festivo).-

Internet. 12 sesiones.

Diseño de páginas web. 12 sesiones.

Seguridad.- 4 sesiones.

Las restantes 3 sesiones se destinarán a pruebas y sus correspondientes correcciones en clase.