NOF-11. Derechos y deberes del alumnado.

CAPÍTULO 3.- DE DERECHOS Y DEBERES DEL ALUMNADO.

Artículo 57.- DE LOS  DERECHOS DE LOS ALUMNOS.

Artículo 58.- DE LOS DEBERES DE LOS ALUMNOS.

Artículo 59.- DEL DERECHO A INASISTENCIA COLECTIVA A CLASE PARA LOS ALUMNOS A PARTIR DEL TERCER CURSO DE ESO.

Artículo 60.- DEL CALENDARIO Y ORGANIZACIÓN DE EXÁMENES Y DEMÁS PRUEBAS.


CAPÍTULO 3.- DE DERECHOS Y DEBERES DEL ALUMNADO.

Estas Normas de Convivencia precisan y concretan los derechos y deberes reconocidos por la normativa vigente.

Artículo 57.- DE LOS  DERECHOS DE LOS ALUMNOS.

Los alumnos del centro tendrán además de los derechos reconocidos en la LODE y en el Decreto 291/1995, de 3 de octubre, modificado por el Decreto 81/2001, de 19 de marzo, los siguientes:

  1. El ejercicio de sus derechos por parte del alum­nado implicará el reconocimiento y respeto de los derechos del resto de los miembros de la Comuni­dad Educativa.
  2. Todos los alumnos tienen derecho a las mismas oportunidades de acceso a los distintos nive­les de enseñanza.
  3. La igualdad de oportunidades se promoverá mediante:
    1. La no discriminación por razón de naci­miento, raza, sexo, capacidad económica, nivel social, convicciones políticas, morales o religiosas, así como por discapacidades físicas o psíquicas, o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.
    2. El establecimiento de medidas compensato­rias que garanticen la igualdad real y efec­tiva de oportunidades.
    3. La realización de políticas educativas y de aten­ción a las necesidades educativas especiales.
  4. El Centro desarrollará iniciativas que evi­ten la discriminación de los alumnos, pondrán espe­cial atención en el respeto de las normas de convi­vencia y establecerá planes de acción positiva para garantizar la plena integración de todos los alum­nos del centro.
  5. Los alumnos tienen derecho a recibir una formación que asegure el pleno desarrollo de su personalidad, a cuyo fin se encaminará siempre el Proyecto Educativo.
  6. Los alumnos tienen derecho a que se respete su libertad de conciencia, sus convicciones religiosas, éticas, morales o ideológicas, así como su intimidad en lo que respecta a tales creencias o con­vicciones. Se pondrá especial cuidado en dar un tratamiento constante a la prevención de conductas contra­rias a la igualdad  y se favorecerá en todas las actividades educativas el respeto a los principios de tolerancia y no discriminación.
  7. Todos los alumnos tienen derecho a que se respete su integridad física y moral y su dignidad personal, no pudiendo ser objeto, en ningún caso, de tratos vejatorios o degradantes o de castigos físicos o morales.
  8. El centro está obligado a guardar reser­va sobre toda aquella información de que dispon­gan acerca de las circunstancias personales y fami­liares del alumnado. No obstante, comunicarán a la autoridad competente aquellas circunstancias que pueden implicar malos tratos para el alumnado o cualquier otro incumplimiento de los deberes esta­blecidos por las leyes de protección de los menores.
  9. Los alumnos tienen derecho a participar en el funcionamiento y en la vida del centro, en la actividad escolar y en su gestión, de acuerdo con lo dispuesto en la legislación vigente y en las presentes normas de organización y funcionamiento.
  10. El alumnado tiene derecho a desarrollar su actividad académica en las debidas condiciones de seguridad e higiene.
  11. Los alumnos tienen derecho a elegir, mediante sufragio directo y secreto, a sus repre­sentantes en el Consejo Escolar y a los delegados de grupo en los términos establecidos en la legislación vigente y en las presentes Normas de Organización y Funcionamiento.
  12. Todos los alumnos tienen derecho a recibir orientación escolar y profesional para con­seguir el máximo desarrollo personal, social y profesional, según sus capacidades, aspiraciones o inte­reses, con exclusión de cualquier discriminación. El ejercicio de la tutoría educativa, a nivel individual y de grupo, constituye para los centros un instrumento obligatorio de este derecho. De manera especial, se cuidará la orien­tación escolar y profesional de los alumnos con dificultades físicas o psíquicas o con carencias sociales o culturales.
  13. La Programación General Anual del centro recogerá necesariamente la planificación de con tactos, visitas y cuantas actividades formativas ten­gan relación con el conocimiento por el alumnado del mundo laboral y de salidas profesionales, a fin de que tengan una adecuada orientación en este ámbito. Asimismo, el Plan de Acción Tutorial podrá contemplar el establecimiento de relacio­nes con otras instituciones para favorecer este tipo de orientación.
  14. Los alumnos tendrán cubierta la asistencia médica y hospitalaria y gozarán de cobertu­ra sanitaria en los términos previstos en la legisla­ción vigente, sin perjuicio de los apoyos y medidas que se le deban prestar en las situacio­nes de accidente escolar. En caso de accidente o de enfermedad prolon­gada, el alumnado tendrá derecho a la ayuda pre­cisa, a través de la orientación requerida y el mate­rial didáctico adecuado, para que el accidente o enfermedad no suponga detrimento de su rendimiento escolar.
  15. El alumnado tiene derecho a asociarse creando asociaciones, federaciones y confederaciones de alumnos, las cuales podrán recibir ayudas en los términos previstos en la legislación vigente.
  16. En los términos previstos en el artí­culo 1.3 de la Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octu­bre, de Ordenación General del Sistema Educati­vo, de acuerdo con el artículo 20.1a) de la Constitución Española, y dentro de los principios democráticos de convivencia, el alumnado tiene derecho a la manifestación de la discrepancia ante decisiones y acontecimientos académicos, cultura­les o sociales. Las discrepancias, cualquiera que sea su motivación, alcance y contenido, serán puestas en conocimiento del Consejo Escolar, a los efectos de adoptar las medidas que, correspondan. Cuando las discrepancias previstas se mani­fiesten con una propuesta de inasistencia a clase, el Consejo Escolar decidirá sobre dicha pro­puesta, pudiendo ser favorable siempre que concurran las condiciones y requisitos previstos en el artículo 30 del Decreto 292/1995, de 3 de octubre, por el que se regulan los derechos y deberes del alumnado.
  17. En cualquier caso, el centro deberá garantizar el derecho de quienes no deseen secundar la inasis­tencia a clase, a permanecer en el mismo debidamente atendidos por el profesorado correspondiente.
  18. Los alumnos tienen derecho a que su rendimiento escolar sea evaluado conforme a crite­rios de plena objetividad.

Artículo 58.- DE LOS DEBERES DE LOS ALUMNOS.

Los alumnos del centro además de los deberes reconocidos en el art. 6 de la LODE y en el Decreto 291/1995, de 3 de octubre, modificado por el Decreto 81/2001, de 19 de marzo, tendrán los siguientes:

  1. Las normas de convivencia serán respetadas por cada uno de los alumnos, constituyendo obligaciones y cuyo incumplimiento determinará responsabilidad, que se exigirá conforme al procedimiento de las disposiciones citadas y a estas propias NOF.
  2. El estudio constituye un deber bási­co del alumnado y se concreta en las siguientes obligaciones:
  3. a) Asistir a clase con puntualidad y participar en las actividades orientadas al desarrollo de los planes de estudio.

    b) Cumplir y respetar los horarios aproba­dos para el desarrollo de las actividades del centro.

    c) Seguir las orientaciones del profesorado res­pecto de su aprendizaje y mostrarle el máxi­mo respeto y consideración, al igual que al resto de los miembros de la Comunidad Educativa.

    d) Respetar el ejercicio del derecho al estudio de sus compañeros.

    e) Responder las cuestiones educativas plante­adas por el profesorado y realizar las pruebas que se le propongan.

  4. El alumnado debe respetar la libertad de conciencia y las convicciones ideológicas, reli­giosas y morales, así como la dignidad, integridad e intimidad de todos los miembros de la Comuni­dad Educativa.
  5. Constituye un deber del alumnado la no discriminación de ningún miembro de la Comunidad Educativa por razón de nacimiento, raza, sexo o por cualquier otra circunstancia personal o social.
  6. El alumnado debe respetar el Proyecto Educativo.
  7. El alum­nado tiene el deber de participar en la vida y fun­cionamiento del centro, con el propósito de favorecer el mejor desarrollo de la enseñanza, de la orienta­ción escolar y de la convivencia en el mismo.
  8. El alumnado debe cuidar y utilizar correctamente los bienes muebles, el material didác­tico, los recursos pedagógicos y las instalaciones del centro, así como respetar las pertenencias de los otros miembros de la Comunidad Educativa.
  9. El alumnado tiene el deber respetar las decisiones de los órganos unipersonales y colegiados del mismo, sin perjuicio de que puedan impugnarlas ante la Dirección Territorial de Edu­cación respectiva cuando estimen que lesionan sus derechos.

Artículo 59.- DEL DERECHO A INASISTENCIA COLECTIVA A CLASE PARA LOS ALUMNOS A PARTIR DEL TERCER CURSO DE ESO.

  1. Para el efectivo ejercicio del derecho de reunión y el respeto a la inasistencia colectiva a clase que reconoce la LOE en su disposición final primera y  la LODE en el ARTÍCULO 8, la dirección del centro y/o la jefatura de estudios comunicarán a los profesores los días en que tales inasistencia no se considerarán faltas disciplinarias y la procedencia de fijar nuevas fechas para las  pruebas o exámenes previstos.  En tanto se desarrolle reglamentariamente este derecho se aplicarán los procedimientos y límites señalados  en el ARTÍCULO 29 y ss. del Decreto 292/1995, de 3 de octubre,  modificado por el Decreto 81/2001, de 19 de marzo.
  2. Cuando la convocatoria para la inasistencia se haga legalmente por federaciones de ámbito estatal o de la Comunidad Autónoma de Canarias no será necesario seguir el procedimiento ordinario en el centro.
  3. En cualquier caso, el centro garantizará el derecho de quienes no deseen secundar la inasistencia a clase, a permanecer en el mismo debidamente atendidos por el profesorado correspondiente.

Artículo 60.- DEL CALENDARIO Y ORGANIZACIÓN DE EXÁMENES Y DEMÁS PRUEBAS.

  1. El calendario de exámenes será fijado por el profesor de cada materia al menos al principio de cada evaluación y expuesto en el tablón de anuncios del aula y en la página Web del centro.
  2. Una vez fijada la fecha del examen, podrá cambiarse a petición de los alumnos, si hay unanimidad en la propuesta de cambio.
  3. Salvo en los casos de la planificación general del centro por la jefatura de estudios o la autorización expresa de ésta, los ejercicios, pruebas y exámenes no podrán superar el periodo ordinario que dispone el profesor para su clase concreta. En todo caso cuando el alumno finalice la prueba deberá permanecer en el aula la sesión completa.
  4. El profesor puede proponer la recuperación de algún tema en horario de tarde, avisando a los alumnos con un mínimo de una semana de antelación e informando del aula en que va a realizarse el examen. Transcurridos quince minutos desde la hora fijada para el comienzo del mismo, no se permitirá la entrada al aula para realizar la prueba.
  5. Si un alumno falta a clase en la fecha programada para el examen, podrá realizarlo otro día siempre y cuando la falta sea debidamente  justificada y siendo el profesor quien decida la fecha y la hora.
  6. Si el profesor falta a clase en la fecha programada para el examen, caben distintas opciones:
    1. Que otro miembro del Departamento o profesor realice el examen en la fecha y hora programadas.
    2. Que se fije una nueva fecha cuando el profesor se incorpore.
    3. Que el Departamento fije una nueva fecha para el examen y un miembro del mismo se encarge de realizarlo.
  7. Si en un examen no todas las preguntas valen igual puntuación, debe quedar reflejado por escrito en el contenido del mismo, aclarando el valor de cada enunciado.
  8. Respecto a las materias pendientes, los Departamentos Didácticos informarán a los alumnos del contenido del examen, así como de la fecha, hora y aula en que va a tener lugar. Transcurridos quince minutos desde la hora fijada para el comienzo del mismo, no se permitirá la entrada al aula para realizar la prueba.
  9. El alumnado tiene el derecho de ver corregidos y calificados sus exámenes con las notas aclaratorias a las que hubiera lugar. Los profesores deberán corregirlos en el plazo más breve posible desde su  realización y mostrarlos a los alumnos cuando no se realicen en sus  cuadernos, en todos los casos, y si son menores de edad también a sus padres cuando lo requieran. Se entregará copia cuando se solicite, pero si el alumno es mayor de edad, será necesaria la autorización de éste para entregar copia al padre o madre.
  10. Para los exámenes correspondientes a las pruebas extraordinarias, se permiotirá la relización de la prueba hasta en máximo de 15 minutos iniciada esta. Durante este tiempo no podrá ausentarse del aula ningún alumno o alumna y en nigún caso estos significará el aumneto del tiempo estipulado para la realización de la prueba. En ningún caso la ausencia del alumnado a estos exámenes programados significará la repetición de la prueba. El profesorado que realice estos exámenes deberá tener constancia por escrito de la presentación del alumnado por lo que este no abandonará nunca ela aula sin haber entregado lo realizado en ella.
  11. Las pruebas y los exámenes se conservarán en el centro aunque haya finalizado el curso escolar, hasta enero del año siguiente, salvo en los casos de reclamación o recurso en los que se archivarán  hasta su resolución definitiva.