NOF-4. Órganos de gobierno. Claustro.

CAPÍTULO 3.- DE LOS ÓRGANOS COLEGIADOS DE GOBIERNO: EL CLAUSTRO.

Artículo 25.- EL CLAUSTRO DE PROFESORES

Artículo 26.- COMPOSICIÓN DEL CLAUSTRO.

Artículo 27.- COMPETENCIAS DEL CLAUSTRO.

Artículo 28.- RÉGIMEN DE FUNCIONAMIENTO DEL CLAUSTRO.

Artículo 29.- CONVOCATORIA DEL CLAUSTRO.

Artículo 30.- CONSTITUCIÓN DEL CLAUSTRO.

Artículo 31.- RÉGIMEN DE ACUERDOS DEL CLAUSTRO.

Artículo 32.- DOCUMENTACIÓN DEL CLAUSTRO.


CAPÍTULO 3.- DE LOS ÓRGANOS COLEGIADOS DE GOBIERNO: EL CLAUSTRO.

LOE, ARTÍCULO 126 y 127.  Decreto 81/2010, de 8 de julio ARTÍCULO 13, 14, 15 y 17.  Decreto 81/2010, de 8 de julio, ARTÍCULO 41.2.d).

Artículo 25.- EL CLAUSTRO DE PROFESORES

Es el órgano propio de participación de los profesores en el gobierno del centro y tiene la responsabilidad de planificar, coordinar, informar y, en su caso, decidir sobre todos los aspectos educativos del centro.

Artículo 26.- COMPOSICIÓN DEL CLAUSTRO.

El Claustro será presidido por el director y estará integrado por la totalidad de los profesores que presten servicio en el centro.

Artículo 27.- COMPETENCIAS DEL CLAUSTRO.

El Claustro de profesores tendrá las siguientes competencias:

a)      Formular al equipo directivo y al Consejo Escolar propuestas para la elaboración de los proyectos del centro y de la programación general anual.

b)      Aprobar y evaluar la concreción del currículo y todos los aspectos educativos de los proyectos y de la programación general anual.

c)       Fijar los criterios referentes a la orientación, tutoría, evaluación y recuperación de los alumnos.

d)      Promover iniciativas en el ámbito de la experimentación y de la investigación pedagógica y en la formación del profesorado del centro.

e)      Elegir sus representantes en el Consejo Escolar del centro y participar en la selección del director en los términos establecidos por la presente Ley.

f)       Conocer las candidaturas a la dirección y los proyectos de dirección presentados por los candidatos.

g)      Analizar y valorar el funcionamiento general del centro, la evolución del rendimiento escolar y los resultados de las evaluaciones internas y externas en las que participe el centro.

h)      Informar las normas de organización y funcionamiento del centro.

i)        Conocer la resolución de conflictos disciplinarios y la imposición de sanciones y velar por que éstas se atengan a la normativa vigente.

j)        Proponer medidas e iniciativas que favorezcan la convivencia en el centro.

k)      Cualesquiera otras que le sean atribuidas por la Administración educativa o por las respectivas normas de organización y funcionamiento.

Artículo 28.- RÉGIMEN DE FUNCIONAMIENTO DEL CLAUSTRO.

A.   NORMAS GENERALES.

El claustro del IES BLAS CABRERA FELIPE se regirá conforme a las siguientes normas GENERALES:

  1. El claustro se reunirá, como mínimo, una vez al trimestre, y siempre que lo convoque el director o lo solicite una tercera parte, al menos, de sus miembros. En todo caso, de las tres convocatorias preceptivas, una de las sesiones del claustro se celebrará al principio del curso y otra al final del mismo.
  2. Las sesiones de claustro se convocarán en el horario en el que todos los profesores y profesoras del centro puedan asistir, esto es, en horario sin actividad académica.
  3. La asistencia a las sesiones del claustro será obligatoria para todos sus miembros. La jefatura de estudios aplicará el sistema de control que esti­me más adecuado para que haya constancia de la asistencia del profesorado.
  4. El régimen jurídico de los claustros se ajustará a lo establecido en el presente Reglamento y en lo regulado en el CAPÍTULO II del TÍTULO II de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.

B.    NORMAS ESPECÍFICAS.

El claustro del IES BLAS CABRERA FELIPE se regirá conforme a las siguientes normas ESPECÍFICAS:

  1. Las sesiones del Claustro serán ordinarias o extraordinarias.
  2. El Secretario del centro levantará acta de cada sesión del Claustro, la cual, una vez aprobada, pasará a formar parte de la documentación gene­ral del centro.
  3. A la hora de tratar los asuntos, el orden del día de las sesiones ordinarias del claustro podrá ser alterado a propuesta de la mitad más uno de los asistentes.
  4. El Director del Instituto, en su condición de presidente, dirige y regula el desarrollo del debate, velando por el mantenimiento del orden en el curso de la sesión. Podrá fijar un tiempo de cada tema y en función de las peticiones de palabra, determinar la duración de cada una de las intervenciones. Transcurrido ese plazo concedido, el Director, tras invitar por dos veces a concluir, podrá retirar el uso de la palabra.
  5. Todos los miembros del Claustro tienen derecho al uso de la palabra en relación con cualquiera de  los puntos del orden del día. Nadie podrá ser interrumpido cuando se encuentre en el uso de la palabra, salvo por el Director para llamarle al orden, ya por digresiones extrañas al punto tratado, ya por volver sobre lo que estuviera discutido y votado, a cuyos efectos será advertido para que se ciña a la cuestión o para retirarle el uso de la palabra.
  6. Cuando en el desarrollo del debate se hicieran alusiones personales, el Director podrá ceder  al aludido  la palabra por el plazo que le indique para que, sin entrar en el fondo del asunto, conteste a las alusiones realizadas. Igualmente, en cualquier debate, el que fuera contradicho en sus argumentaciones por otro miembro del Claustro tendrá derecho a replicar o rectificar por una sola vez en el plazo de tiempo que le asigne el Director.
  7. El Director podrá suspender la sesión por la alteración del buen orden en su desarrollo o por exceso de duración de la misma. En el primer supuesto, tendrán efecto los acuerdos adoptados antes de que el Director decida suspender la sesión. El Director deberá motivar los fundamentos de la decisión adoptada con reflejo de tales extremos en el acta.
  8. En el supuesto de excesiva duración de la sesión, el Director podrá disponer la interrupción de la misma, fijando el día y la hora en que deberá reanudarse.
  9. A las sesiones del Claustro podrán ser invitados otras personas no pertenecientes al mismo con el fin de informar o asesorar al Claustro en aquellos extremos que así se acuerde.

Artículo 29.- CONVOCATORIA DEL CLAUSTRO.

  1. La convocatoria ordinaria la hará la Secretaria o el Secretario con una antelación mínima de 48 horas respecto al momento de su celebración, debien­do incorporar la misma el correspondiente orden del día, la fecha, hora y lugar de la reunión.
  2. Las sesiones extraordinarias se convocarán, al menos, con 24 horas de antelación, y estas se celebrarán a iniciativa del Director o previa propuesta de al menos una tercera parte de los miembros del Claustro. En este último caso en la petición, deberá figurar el orden del día que se propone para la sesión extraordinaria solicitada, debiendo ser convocada en un plazo no superior a veinte días desde su solicitud y celebrado en el plazo de 30.días naturales
  3. El Director podrá rechazar la incorporación de algunos puntos de la propuesta de forma justificada y por los siguientes motivos:
    1. Por no ser los asuntos propuestos materia objeto de las competencias del Claustro.
    2. Por ser asuntos ya tratados y acordados con anterioridad y sin que se haya producido hechos o circunstancias que hubieran influido en el acuerdo adoptado.

Artículo 30.- CONSTITUCIÓN DEL CLAUSTRO.

  1. Para la válida constitución del Claustro, a efectos de la celebración de sesiones, deliberaciones y toma de acuerdos, se requerirá la presencia de las personas titulares de la dirección y de la secretaría, o de quienes les sustituyan, y la de la mitad de sus miembros. Si no existiese “quórum”, se constituirá en segunda convocatoria, media hora después, cuando asistan al menos la tercera parte de sus miembros.
  2. No obstante, quedará válidamente constituido el Claustro aun cuando no se hubiesen cumplido los requisitos de la convocatoria, cuando se hallen reunidos todos sus miembros y así lo acuerden las tres cuartas partes de los mismos, exigiéndose igual mayoría para aprobar los puntos del orden del día.

Artículo 31.- RÉGIMEN DE ACUERDOS DEL CLAUSTRO.

  1. No podrá ser objeto de deliberación o acuerdo ningún asunto que no figure en el orden del día, salvo que estén presentes todos los miembros del Claustro y sea declarada la urgencia del asunto por el voto favorable de la mayoría.
  2. Los acuerdos deberán ser aprobados por la mayoría simple de los miembros presentes. El voto de los claustrales es personal e indelegable.
  3. Después de que del Director haya anunciado que se va a proceder a una votación, ningún claustral podrá hacer uso de la palabra, salvo para proponer otro procedimiento de votación distinto al acordado por el Director.
  4. Comenzada una votación, no podrá interrumpirse y ningún miembro del Claustro podrá entrar ni salir de la sala.
  5. Los miembros del Claustro no podrán abstenerse en las votaciones, por ser personal de la Administración, aunque podrán formular su voto particular expresado por escrito, en el plazo de 24 h., con el sentido del voto y los motivos que lo justifica y se incorporará al texto aprobado. Cuando los miembros del Claustro voten en contra, quedarán exentos de la responsabilidad que, en su caso, pueda derivarse de los acuerdos.
  6. El Claustro adoptará sus acuerdos por alguno de los procedimientos siguientes:
    1. Por asentimiento a la propuesta del Director. Se entenderá aprobada si, una vez enunciada, ningún miembro del Claustro manifiesta reparo u oposición a la misma.
    2. Por votación ordinaria a mano alzada.
    3. Por votación pública mediante llamamiento, en el que el Secretario nombrará a los claustrales por el orden en que figuren en la relación previamente configurada y éstos manifestarán en voz alta el sentido de su voto.
    4. Por votación secreta, en los procesos de elección o representación.
  7. En caso de empate en la votación, se consumirá un turno a favor y otro en contra de cada una de las propuestas, con la duración que determine el Director, pasándose nuevamente a una nueva votación. Si éste persiste, el Director deberá hacer uso de su voto de calidad.
  8. Los acuerdos adoptados serán inmediatamente ejecutivos, con independencia de que el acta de la sesión en que fueron adoptados se apruebe en la misma o en otra posterior.

Artículo 32.- DOCUMENTACIÓN DEL CLAUSTRO.

  1. De cada sesión se levantará acta que contendrá, como mínimo, las circunstancias de tiempo y lugar en que se ha celebrado, relación nominal de asistentes, los puntos principales de la deliberación, la forma y resultado de las votaciones y el contenido de los acuerdos.
  2. En el acta figurará, a solicitud de cualquier miembro del Claustro, el voto contrario al acuerdo adoptado, o el sentido de su voto favorable. Asimismo, cualquier miembro tiene derecho a solicitar la transcripción íntegra de su intervención, siempre que aporte en el acto o en el plazo de 48 horas, el texto que se corresponda fielmente con su intervención, haciéndose así constar en el acta o uniéndose copia a la misma.
  3. Las actas serán firmadas por el Secretario con el Visto Bueno del Director y se aprobará en la siguiente sesión ordinaria, pudiendo no obstante emitir el Secretario certificación sobre los acuerdos que se hayan adoptado, sin perjuicio de la ulterior aprobación del acta. En las certificaciones de acuerdos adoptados emitidas con anterioridad a la aprobación del acta, se hará constar expresamente esta circunstancia.
  4. El Secretario cumplimentará y custodiará el libro de actas del Centro que deberá llevar  todas sus hojas debidamente foliadas.