NOF-12. De la responsabilidad

CAPÍTULO 4.- DE LA RESPONSABILIDAD.

Artículo 61.- DE LA RESPONSABILIDAD PENAL Y CIVIL DE LOS MENORES.

Artículo 62.- DE LA RESPONSABILIDAD PENAL DE LOS MENORES.

Artículo 63.- APLICACIÓN PRÁCTICA DE LA RESPONSABILIDAD DE LOS MENORES ANTE LA JUSTICIA.

Artículo 64.- CIRCUNSTANCIA  AGRAVANTE EN LA RESPONSABILIDAD.

Artículo 65.- RESPONSABILIDAD SOLIDARIA.

Artículo 66.- SOBRE LOS DERECHOS FUNDAMENTALES DE LAS PERSONAS.


CAPÍTULO 4.- DE LA RESPONSABILIDAD.

Artículo 61.- DE LA RESPONSABILIDAD PENAL Y CIVIL DE LOS MENORES.

Es ilegal toda conducta contraria a cualquiera de las normas que componen el Derecho Interno español, ya sean reglamentarias, legales, constitucionales, etc. De un acto ilegal se pueden derivar, en especial, dos tipos de responsabilidades:

a) Responsabilidad penal, de carácter “público”. Esto significa que es perseguible de oficio por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, por el poder judicial, y que las sanciones revisten tal gravedad que pueden incluso suponer la privación o recorte de derechos fundamentales de la persona. La sanción puede consistir en privación de libertad, realización de servicios sociales, multas,…

b) Responsabilidad civil, que supone responsabilidad por acciones entre particulares, que uno reclama a otro en el ámbito privado. La sanción es, en general, de tipo económico (indemnización por daños y perjuicios), que dependerá de los daños acreditados y de la valoración que el juez haga de ello según caso.

Las sanciones y penas referidas en los códigos penal y civil son aplicadas por los jueces, quienes las establecen en función de cómo han sucedido los hechos concretos, las circunstancias del autor, los elementos fortuitos…

En el caso de los menores de edad, su responsabilidad penal se regula de manera específica en atención al supuesto concreto. Las sanciones económicas derivadas de su responsabilidad civil se cubren de manera solidaria (cualquiera de los responsables puede ser obligado a pagar también la parte de los demás).

Artículo 62.- DE LA RESPONSABILIDAD PENAL DE LOS MENORES.

En relación con la responsabilidad penal de sus actos, los menores son juzgados según unas normas penales específicas (la Ley Orgánica 5/2000, de 12 de enero) por unos Jueces y unos Tribunales especializados. Dicha ley se aplica a personas mayores de 14 y menores de 18 años.

El Juez puede decidir su aplicación para mayores de 18 y menores de 21 años según las circunstancias concretas y la madurez de la persona encausada, valorando también la naturaleza y gravedad de los hechos. A las personas menores de 14 años no se les exigirá responsabilidad con arreglo a la citada ley sino que se les aplicará lo dispuesto en las normas sobre protección de menores previstas en el Código Civil y demás disposiciones vigentes, aplicando principalmente sanciones económicas a sus padres o tutores.

Artículo 63.- APLICACIÓN PRÁCTICA DE LA RESPONSABILIDAD DE LOS MENORES ANTE LA JUSTICIA.

Una conducta ilegal, como en el caso de las amenazas, puede tener una sanción penal de prisión para un adulto. En el caso de un menor, se le aplicará un régimen especial (véase epígrafe “Menores y responsabilidad penal”) de medidas adaptadas a sus circunstancias. Sin embargo, la responsabilidad civil no varía, por cuanto generalmente supone una valoración de los perjuicios causados a otras personas. De ella responden subsidiariamente los padres o tutores legales con sus propios recursos.

Artículo 64.- CIRCUNSTANCIA  AGRAVANTE EN LA RESPONSABILIDAD.

Circunstancia o comportamiento determinado que la Ley considera que, de sumarse a la conducta delictiva principal, la hace más grave lo que conlleva endurecimiento de la sanción. Por ejemplo, insultar puede ser delito, pero es un agravante si además se hace a través de Internet, lo que se llama “con publicidad”; esto es, con terceras personas que presencian el delito. Supone en la práctica que la pena sea mayor al ser proporcional al resarcimiento del daño causado.

Artículo 65.- RESPONSABILIDAD SOLIDARIA.

Cuando varias personas responden solidariamente frente a una sanción significa que cualquiera de ellas puede ser requerida para hacerlo, respondiendo por lo de todos los implicados. Así, una sanción económica a un menor suele ser abonada por las personas adultas a cuyo cargo se encuentra (padres, tutores legales,…) quienes figuran como responsables solidarios.

Artículo 66.- SOBRE LOS DERECHOS FUNDAMENTALES DE LAS PERSONAS.

Derechos especiales de las personas que están recogidos en la Constitución, deben ser respetados por todos y garantizados por las instituciones. Cualquier infracción de sus garantías conllevará una sanción. Entre estos derechos se encuentran el derecho a la propia imagen, al honor y la intimidad y el derecho al secreto de las comunicaciones.